No se le ocurrió mejor idea a Carolina que llevarse a casa a la policía que nos estaba queriendo multar, claro que secuestrada en la maletera como toda una fugitiva. Nos puso cachondas su locura y terminamos follando todas incluida la oficial.